Cirugía estética

Blefaroplastia (Cirurgía de Párpados)

La BLEFAROPLASTIA es una de las intervenciones más agradecida en cirugía estética. Consiste en la corrección y rejuvenecimiento de los párpados. Es un tratamiento sencillo, rápido y poco doloroso con resultados espectaculares y gran naturalidad. Se consigue un REJUVENECIMIENTO DE LA MIRADA con la eliminación del exceso de piel y de las bolsas de grasa de los párpados que se producen con el paso de los años y que envejecen las personas.

Está indicado para hombres y mujeres, alrededor de los 40 años, aunque es una intervención muy solicitada entre los hombres.

Preguntas frecuentes

Entre 30 minutos y una hora dependiendo del tipo de intervención. Se realiza con anestesia local, con o sin sedación.

 

, podemos operar los párpados superiores, inferiores o, si es necesario, las dos. Se realiza un tipo u otro de intervención según las necesidades de cada paciente, aunque lo más habitual es la blefaroplastia completa:

1) BLEFAROPLASTIA SUPERIOR: corrige el exceso de piel y bolsas en los párpados superiores. Se realiza de forma ambulatoria con anestesia local, dura unos 30 minutos aproximadamente, con una recuperación rápida, aproximadamente de una semana.

2) BLEFAROPLASTIA INFERIOR: elimina el exceso de bolsas de grasa de los párpados inferiores. También suele ser con anestesia local, a pesar de hacer la intervención vía transconjuntival. La recuperación es rápida ya que no ponemos puntos, a no ser que se tenga que extirpar la piel de los párpados inferiores.

3) BLEFAROPLASTIA COMPLETA: es el tratamiento de los párpados y bolsas superior e inferior. La intervención dura aproximadamente una hora. Se realiza con anestesia local más sedación.

A la semana ya se pueden retirar los puntos del párpado superior, y ya podemos hacer vida normal aproximadamente entre 1 semana y 10 días.

No es una intervención dolorosa. Hay que tomar algún antiinflamatorio y aplicar frío local para que baje la inflamación en los primeros días. Pueden quedar restos de algún hematoma.

Hay también hidratar el ojo con alguna lágrima artificial. A partir del cuarto día ya podemos empezar a hacer algún drenaje para mejorar la inflamación y edema.

Hay que evitar la exposición solar, principalmente en la zona si hay hematomas, y poner protección solar elevada para que no se pigmenti la piel. Es muy recomendable que los primeros días se proteja con gafas de sol.

Son MUY POCO FEQÜENTS. Se puede producir algún hematoma, infección, cicatriz visible, lagoftalmus (debilidad del párpado inferior para cerrar el ojo) o sequedad ocular.

Si esta técnica está bien aplicada y se realiza de manera meticulosa, es muy raro que haya complicaciones.

La información presente en la web no remplaza si no complementa la relación médico-paciente. En caso de duda consulte con el médico de referencia. Haz clic aquí y reserva ahora tu visita