682 85 08 75

Pide cita sin compromiso

Aumento de Mamas

La operación de Aumento mamario (Mamoplastia de aumento) es sin duda uno de los tratamientos de Cirugía Plástica más demandados por nuestras pacientes.
Durante la primera visita, uno de los aspectos que más hay que cuidar es la elección correcta de las Prótesis mamarias. Muchas pacientes que acuden a nuestra Consulta ya vienen recomendadas por otras pacientes que hemos operado y desean que se les ponga las mismas prótesis, de igual forma y del mismo volumen que las de la paciente que las recomendó. En muchas ocasiones es posible, pero mayoritariamente va a ser la propia anatomía de la paciente, así como el volumen deseado, posición y forma de la mama actual la que nos guiará para conseguir en cada una de ellas el mejor y más natural resultado. No existen dos cuerpos iguales, por lo que las expectativas e ilusiones de cada paciente deben estar asesoradas por un Cirujano Plástico experimentado, que le aconsejará sobre el tipo, tamaño y forma más adecuado del implante que sea adecuada para su anatomía.

Tabla de interés

Cirugía Corporal Hospitalización Duración Intervención Anestesia Duración Recuperación
Aumento Mamas 1 día 60 min General 10 días

Tratamiento

Este primer paso en la exploración es sumamente importante. Usamos una hoja especial para anotar todas las medidas tomadas. 

Lo primero que le explicará su doctor es que los implantes mamarios son un complemento para tu mama actual. No existen prótesis que alcancen una talla de sujetador determinada, ya que el resultado final es la suma entre el volumen y la forma de tu mama actual y la del implante elegido.

Estas medidas del pecho son el primer paso que nos ayudarán a determinar el volumen del implante mamario a usar. No te extrañe que se tomen también las medidas de su cadera, cintura, tórax y contorno mamario: Se trata de averiguar si el volumen deseado armonizará con el resto del cuerpo. Queremos un resultado natural. El volumen mamario que podemos alcanzar en una mujer de tórax y caderas anchas es diferente al que se puede alcanzar en otra paciente con un tórax más delicado.

 

Una vez realizado esto, seguimos con una prueba para simular el resultado final, para que estemos completamente seguros de que ese volumen es el que realmente deseas: Para ello, colocamos un sujetador deportivo a la paciente, y delante del espejo hacemos pruebas con implantes externos, para poder simular cuál será el resultado final con diferentes tamaños de prótesis. En esta etapa, ponemos en contraste la opinión nuestra con la opinión del paciente. Así podemos estar seguros de que el volumen que vamos a conseguir corresponde con las expectativas del paciente. 

ESCOGER FORMAS DE LAS PRÓTESIS

Una vez establecido el volumen de los implantes, hay que elegir la forma de estos.

¿Qué prótesis elegir? ¿Redondas o anatómicas? ¿Cuáles son mejores?

Realmente no hay una mejor que otra, sino que dependerá de la forma de la mama que tengas y del resultado que queramos obtener. La elección de la forma del implante dependerá además del volumen y de la forma de la mama actual. 

En pacientes muy delgadas y con escaso tejido glandular mamario, particularmente solemos recomendar el uso de las prótesis anatómicas, ya que no solo el volumen, sino la forma final de la mama será más natural. Igualmente ocurrirá en el caso de mamas tuberosas o ligeramente caídas.

Si la paciente ya tiene suficiente tejido glandular y la forma de su mama es correcta, optamos por usar prótesis redondas, ya que estas prótesis copiarán mejor la forma de tu mama actual, dándole simplemente naturalidad y volumen al conjunto.

MÉTODOS DE ABORDAJE

La vía más popular y conocida para realizar este tipo de intervención es la vía areolar (en la mitad inferior de la areola). La cicatriz resultante queda muy disimulada, al aprovecharse del cambio de color de la areola (más oscura) con respecto a la de la piel (más clara) que la rodea. A veces puede dar alteración de la sensibilidad de la areola en el postoperatorio.

 

La vía más popular y conocida para realizar este tipo de intervención es la vía areolar (en la mitad inferior de la areola). La cicatriz resultante queda muy disimulada, al aprovecharse del cambio de color de la areola (más oscura) con respecto a la de la piel (más clara) que la rodea. A veces puede dar alteración de la sensibilidad de la areola en el postoperatorio.

 

Si la areola es muy pequeña o si la paciente no desea en absoluto que se toque la glándula mamaria en sí, la elección de realizar la intervención a través del surco mamario es la ideal. Por esta vía no tocamos en absoluto la glándula mamaria y la cicatriz queda oculta por la propia mama. También podemos elegir la vía axilar si el paciente lo prefiere, siempre y cuando la prótesis elegida sea redonda. Vías axilares y prótesis anatómicas no se llevan bien. 

¿DÓNDE COLOCAREMOS LOS IMPLANTES?

¿Qué es mejor? ¿Colocar la prótesis por delante del músculo o por detrás de él? Pues… como todo lo anterior, depende del caso. No hay dos, ni tres, sino cuatro lugares diferentes para colocarlas:

  • Por delante del músculo (subfascial)
  • Por detrás de él (submuscular)
  • Por debajo de la fascia (subfascial)
  • Mitad por encima y mitad por debajo del músculo (dual-plane)

La elección va a depender de la cantidad de tejido glandular que tengas previa a la cirugía, del estado de la piel, de la forma del tórax, de la posición que tenga la mama, del volumen de implante a colocar, de las enfermedades que la mama tenga (o haya tenido) e incluso de los antecedentes familiares de la paciente.

Como ves, son muchas las posibilidades y factores que existen, y cada una de ellas no es mejor ni peor que las demás, sino que cada una de ellas se adecúa a cada caso en concreto. Todo esto -y más- es lo que realmente bulle en la cabeza del Cirujano Plástico durante la Primera Visita.

¿QUÉ MARCA DE PRÓTESIS USAREMOS?

Los implantes mamarios te acompañarán muchísimos años, por lo que este título no es un tema menor.

Siempre usamos prótesis mamarias de primera calidad, homologadas por la Unión Europea, de gel de silicona de alta cohesividad. Trabajamos con implantes mamarios de la marca Polytech®Mentor®Sebbin® o Eurosilicone®, todas ellas de contrastada experiencia y conocida eficacia con garantía ante rotura del implante de por vida por parte del fabricante.

Cada casa comercial tiene sus propias medidas (de alto, largo, ancho) del implante, por lo que la elección de la marca se ajustará a tus medidas corporales y también a tus preferencias. Al final de la intervención, te daremos el «carnet» de los implantes, en los que se especifica Marca, Forma, Volumen, Colocación, Lote y Numero de Referencia personal de cada implante.

 

Reducción de Mamas

La mastopexia (o reducción de mamas) permite remodelar unos pechos grandes y/o caídos, liberando así peso y volumen a cambio de una óptima mejora estética y física.

La operación de reducción de mamas se conoce también como mamoplastia de reducción. Esta intervención elimina el exceso de tejido, piel de las mamas y de grasa para conseguir un tamaño que esté proporcionado con el cuerpo y aliviar la incomodidad.

La cirugía ayudará a mejorar la autoconfianza y la autoestima de la paciente, además de la capacidad para realizar actividades físicas sin dificultad. El volumen excesivo de las mamas descontenta a las mujeres por los dolores de cuello y espalda que supone, las deformidades en el esqueleto y los problemas de respiración.

Los hombres que cuentan con un tejido mamario muy desarrollado (ginecomastia) también lo sufren. Elevamos la posición de las mamas, eliminamos el tejido graso, la piel y el tejido mamario. Si es excesivamente grande el tamaño de la aureola, lo resolveremos.

Los problemas que se solucionan con una reducción de mamas es el dolor de espalda y la comodidad de llevar un tamaño acorde al bienestar de la paciente. Las estrías en los senos y las infecciones de quistes mamarios de forma recurrente son otros de los problemas que causa tener las mamas grandes.

Proporcionar unos pechos pequeños con una proporción adecuado en comparación con el resto del cuerpo, es la finalidad de la intervención.  No recomendamos este procedimiento a mujeres que después del embarazo quieran dar el pecho.

Tabla de interés

Cirugía Corporal Hospitalización Duración Intervención Anestesia Duración Recuperación
Reducción Mamas 1 día 120 min General 7 días

¿Se verán las cicatrices después de Reducción de Mamas?

Como ya hemos comentado antes, el período de cicatrización dura más o menos un año. Hasta entonces, debes seguir rigurosamente nuestras indicaciones para poder obtener unas cicatrices de la más alta calidad. En ocasiones, precisaremos de una ligera corrección a partir de los seis meses.

 

Si eres fumadora, es muy importante dejar de fumar o reducir drásticamente el consumo de tabaco por lo menos 10-15 días antes de la fecha de cirugía. El tabaco compite con el oxígeno de los tejidos, el postoperatorio podría ser tórpido y el proceso de cicatrización verse afectado con resultados inestéticos que requerirían correcciones posteriores.

 

Deberás realizar tus mamografías habituales de control según tu edad. La cirugía no incrementa el riesgo de padecer cualquier enfermedad mamaria, incluida el cáncer.

 

 

A partir del mes, podrás realizar cualquier actividad física o deportiva, subir en avión… Lo mismo que hacías antes.

¿Cuándo veré los resultados?

Se aprecian inmediatamente después de la cirugía. Sin embargo, el pecho estará algo hinchado el primer mes-mes y medio. Al cabo de seis- ocho meses, los resultados serán estables.

Dependiendo de la técnica utilizada y de la cantidad de glándula eliminada, pueden afectarse los conductos galactóforos y, en consecuencia, la posibilidad de lactación. Esta situación debe ser valorada previamente.

¿Qué cuidados deberé tener con mis nuevos pechos?

Si la piel que tienes es poco elástica, te recomendamos el uso habitual del sujetador; para que no sufra.

Deberás realizar tus mamografías habituales de control según tu edad. La cirugía no incrementa el riesgo de padecer cualquier enfermedad mamaria, incluida el cáncer.

A partir del mes, podrás realizar cualquier actividad física o deportiva, subir en avión… Lo mismo que hacías antes.

¿Existen riesgos en una intervención de reducción de mamas?

La cirugía de Reducción de las Mamas es una opción médica segura siempre que sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Como en cualquier operación, siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados, sin embargo, son muy escasos.

 

Como ya te hemos comentado, la visita pre-anestésica y la del cirujano son vitales para tu seguridad.

¿Cuáles son los controles posteriores a la cirugía de reducción de mamas?

Una vez dada de alta, acudirás a la consulta a las 48-72 horas para destaparte el vendaje y realizar la cura. A partir de entonces, estarás con nosotros todo un año, con controles periódicos, hasta que todo esté en perfecto estado y te podamos dar el alta quirúrgica.

Después te recomendamos controles cada 2-5 años.

¿Cuándo está indicada la cirugía de Reducción de Mamas?

  • Gigantomastias (Mamas exageradas).
  • Volúmenes mamarios grandes que producen molestias físicas.
  • Motivos estéticos

¿Cuál es el objetivo final de la cirugía de Reducción de Mamas?

  • Disminuir: La masa y grasa glandular y el exceso de piel de forma definitiva.
  • Mejorar: Dolor de espalda y hombros que suele acompañar.
  • Armonizar: La estética mamaria, mejorar la forma, implantación y volumen, tamaño y colocación de la areola…

¿Cuáles son las técnicas utilizadas en la intervención de Reducción de Mamas?

Dependerá de la cantidad de volumen mamario a eliminar, la calidad y estado de la piel, la posición y tamaño del complejo areola-pezón.

En principio, se trata de eliminar tejido glandular, grasa glandular y piel sobrante. Además, podemos corregir la posición y el tamaño de la areola que acostumbra a ser muy grande.

En cada mama, el peso eliminado alcanza habitualmente entre los 0,6 y 1,5 Kg.

La incisión dependerá pues del grado de reducción y estado de la piel. Será desde una cicatriz que rodea la areola junto con otra vertical (Técnica de Lejour), hasta una que rodea la areola junto con otra en forma de «T invertida» que alcanza el eje vertical de la mama (de la areola al surco) y el surco mamario en su totalidad.

En la mayoría de las ocasiones, la areola conserva su inervación y vascularización – y con ella, la sensibilidad. grandes reducciones, (Gigantomastias) en las cuales no es posible conservar estos pedículos, el riesgo de necrosis se acrecienta.

En todos los casos, las cicatrices deberán evaluarse a largo plazo, más o menos un año.

Al comienzo serán rojas y estarán engrosadas, con el paso del tiempo se irán afinando, perderán consistencia y se blanquearán. El resultado final será bueno y satisfactorio.

¿Cuánto dura la intervención de Reducción de Mamas?

La intervención dura entre 120 y 180 minutos, según la técnica que utilicemos. Casi la mitad del tiempo quirúrgico se dedica a la realización de la sutura. Se colocan puntos por debajo de la piel, con hilos muy finos; para que la calidad de las cicatrices resultantes sea máxima.

¿Sentiré algo durante la cirugía de Reducción de Mamas?

La valoración pre-anestésica es fundamental. Sirve para prepararte adecuadamente para el acto quirúrgico; con el tiempo necesario para poder normalizar cualquier parámetro alterado y evitar cualquier imprevisto. El nivel actual de anestesia es de máxima seguridad.

El anestesista estará a tu lado durante y después de la cirugía para que todo vaya bien. Estarás dormida soñando con el resultado. No sentirás dolor y te despertarás sin sensación de nausea ni dolor. Te quedarás en observación las primeras 24 horas para que te podamos cuidar mejor, para poder estar más pendientes de ti.

¿Cómo es la recuperación tras una intervención de Mamoplastia de Reducción?

Podrás realizar una «vida normal» al cabo de 24-48 horas tras la intervención. Sentirás una molestia a nivel mamario y pectoral, que irá de más a menos y durará aproximadamente entre 15 días y 1 mes. Por eso, deberás evitar los esfuerzos físicos sobre todo los primeros 7-15 días.

Tendrás alterada la sensibilidad de la areola y el pezón durante 6-8 meses, en la mayoría de los casos se recupera. Para minimizar todas estas molestias, los primeros días te indicaremos antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos; para que estés totalmente preparada.

A nivel laboral, la reincorporación dependerá como siempre de tu estado de ánimo, tu umbral de molestia… Habitualmente y dependiendo de que el trabajo sea físico o no, requerirá entre 15 y 20 días. Si la técnica de elección es de Lejour, el tiempo de recuperación es menor.

Profesionales de la especialidad

Pide cita sin compromiso

×

¿Podemos ayudarte?

Envíanos un mensaje a través de WhatsApp y te responderemos lo antes posible.

×