682 85 08 75

Pide cita sin compromiso

Epididimectomía

La epididimectomía se trata de intervención para extirpar el epidídimo, el cual es una parte fundamental del sistema reproductor masculino. El epidídimo se ubica dentro del escroto y está unido a los conductos deferentes, conectados a su vez con la uretra.

El epidídimo es fundamental en cuanto a la maduración, almacenamiento y transporte de los espermatozoides. La epididimectomía es el tratamiento indicado para tratar la inflamación del epidídimo a largo plazo o la epididimitis crónica, además de la enfermedad quística epididimaria compleja.

El dolor en uno o ambos lados del escroto es uno de los principales síntomas que presenta la epididimitis y puede incluso llegar a durar más de tres meses. Cuando aparece este dolor en el escroto, suele dificultar las actividades del día a día.

Si la epididimitis es crónica, se suele asociar a una obstrucción de los conductos deferentes, a infecciones bacterianas o a irregularidades del tracto urinario inferior después de una vasectomía (corte o unión de los conductos deferentes). En el tratamiento de la epididimitis crónica se suelen recetar antibióticos, pero si aparece absceso o pus en el escroto, se suele recurrir a la cirugía para proteger los testículos que presentan una mayor inflamación.

Tabla de interés

Cirugía Corporal Hospitalización Duración Intervención Anestesia Duración Recuperación
Epididimectomía 1 día 60 min General 15 días

Tratamiento

La epididimectomía es una intervención que se hace de forma ambulatoria y consiste en lo siguiente:

El cirujano hace un corte en su escroto y busca el epidídimo, extirpando parte o la totalidad del mismo. Luego, cerrará la herida con puntos (suturas).

Si se formó un absceso, es posible que se necesite cirugía para drenarlo. A veces, todo el epidídimo, o una parte de este, debe extirparse quirúrgicamente (epididimectomía). También puede considerarse la cirugía si la causa de la epididimitis es alguna anomalía física de fondo. 

Beneficios

La epididimectomía es una intervención sencilla que consigue extirpar parte o la totalidad del epidídimo afectado, eliminando de forma inmediata y para siempre las molestias y dolores provocados por las anomalías asociadas a esta parte del cuerpo.

Postoperatorio

Normalmente, la epididimitis suele provocar muchas molestias. Para aliviar esta incomodidad y tener un postoperatorio idóneo el paciente debe seguir estos pasos:

  • Utilizar un suspensorio deportivo.
  • No levantar objetos pesados.
  • Hasta que no haya desaparecido la inflamación, evitar tener relaciones sexuales.
  • Procurar estar acostado para que el escroto esté elevado.
  • Aplicar compresas frías en la zona del escroto.
  • Terminar el tratamiento con los antibióticos que haya recetado el médico, aunque los síntomas hayan desaparecido antes de lo estimado, para asegurarse de que la infección se haya eliminado por completo.

Cuando hayan pasado dos o tres días de comenzar a tomar el antibiótico, el paciente comenzará a sentirse mejor. Debe procurar sujetar el escroto con la ayuda de un suspensorio. 

Profesionales de la especialidad

Pide cita sin compromiso

×

¿Podemos ayudarte?

Envíanos un mensaje a través de WhatsApp y te responderemos lo antes posible.

×