682 85 08 75

Pide cita sin compromiso

Fimosis

La fimosis se trata de una alteración de la piel que rodea el pene. Se forma una estrechez de la abertura del prepucio por lo que el glande no se puede descubrir de forma parcial o total. Esta patología puede causar dolor al tener relaciones sexuales, además de dificultar la higiene del pene.

Existen dos causas principales que provocan la fimosis en la adultez:

  • En personas que tienen el prepucio estrecho la fimosis se agrava al tener relaciones sexuales.
  • La aparición de infecciones de forma recurrente en la zona genital. La infección del prepucio y del glande se llama balanopostitis (infección del glande y el prepucio). La cicatrización del prepucio causa hinchazón.

La fimosis, aunque aparezca en adultos, puede ser congénita y se puede dar también en niños. Esta estrechez de la piel se divide en 3 tipos:

  • Puntiforme. El estrechamiento del prepucio solo se produce en la zona del orificio. Cuando se orina suele molestar.
  • Anular. El surco balánico (punta del pene) no se deja ver porque el prepucio no se retrae del todo y se origina un anillo alrededor del glande. 
  • Cicatricial o adquirida. La piel del orificio del prepucio, en su parte externa, está dura. Esto es debido a un trauma en el prepucio, una inflamación crónica o a las infecciones provocadas por bacterias u hongos. El hecho de orinar puede resultar complicado.

Si la epididimitis es crónica, se suele asociar a una obstrucción de los conductos deferentes, a infecciones bacterianas o a irregularidades del tracto urinario inferior después de una vasectomía (corte o unión de los conductos deferentes). En el tratamiento de la epididimitis crónica se suelen recetar antibióticos, pero si aparece absceso o pus en el escroto, se suele recurrir a la cirugía para proteger los testículos que presentan una mayor inflamación.

Tabla de interés

Cirugía Corporal Hospitalización Duración Intervención Anestesia Duración Recuperación
Fimosis No 60 min Local 15 días

Tratamiento

Al tratarse de un proceso natural, la fimosis no se trata. Si supone un problema, el médico puede recurrir a una crema corticoides o, si es una fimosis severa, se recomienda someterse a una cirugía.

En el caso de las cremas, se recomienda usar corticoesteroides. Se tiene que aplicar 12 horas para proporcionar cierta elasticidad a la piel, lo cual ayudará a separar el glande del prepucio y hará que dicha piel sea más flexible. Las retracciones hay que realizarlas de manera suave. Hay niños que a los tres o cuatro años son capaces de realizar las retracciones ellos mismos.

El uso de la cirugía es conveniente cuando no se dilata el prepucio. Si las infecciones son frecuentes se recomienda hacer una circuncisión. En la cirugía se extirpa la piel del prepucio y se deja el glande al descubierto.

La cirugía no se puede ser realizar si la coagulación sanguínea es difícil, si existe cierta infección en la zona o si el pene se encuentra en hipospadia (pene oculto). Si se dan estos casos, se puede aprovechar la piel del prepucio para que otros tejidos de la región genital puedan ser reconstruidos. Una vez que estén controladas, se puede realizar la circuncisión sin problemas.

Para la operación de fimosis, se tendrán en cuenta la edad del paciente y el grado que presenta de fimosisLa circuncisión se puede hacer retirando de forma completa la capa de piel que está cubriendo el glande. También se puede liberar el frenillo corto del pene haciendo un corte y retirando la piel.

Beneficios

La circuncisión u operación de fimosis ayuda a prevenir infecciones de orina, además de permitir una higiene mayor en cuanto a la limpieza del pene porque las secreciones se reducen de manera considerable.

La circuncisión es una cirugía muy habitual y sencilla que lleva realizándose miles de años.

La operación de fimosis da un efecto protector ante la infección del virus VIH. Estar circuncidado evita sufrir patologías muy comunes del pene como la balanitis, parafimosis y fimosis.

Un pene circuncidado es más higiénico porque puede mantener el pene limpio durante todo el día, ya que, si no lo está, se produce un esmegma que se acumula debajo del prepucio.

La sensibilidad del pene circuncidado no disminuye tras una operación de fimosis.

La probabilidad de tener cáncer de pene es mínima al estar circuncidado, además se reduce el riesgo de contraer infecciones.

El rendimiento sexual se ve incrementado, porque la circuncisión retrasa la eyaculación y los encuentros íntimos son más largos. Al liberarse el glande del frenillo, el pene crece después de una operación de fimosis.

Postoperatorio

El postoperatorio de una circuncisión no suele ser doloroso. Hay que tomar la medicación prescrita si los primeros días es molesta. Las erecciones nocturnas posteriores a la operación de fimosis serán un poco incómodas durante los primeros días.

Rara vez aparece un pequeño hematoma en la zona de la sutura, al igual que rara vez aparece un leve sangrado o una mínima inflamación.

Pasados entre 7 y 35 días, los puntos se caerán solos, por lo que no es necesario retirarlos. Si se da alguna erección de forma inesperada, hay que poner los pies en una superficie fría y mojar las manos para que se reduzca poco a poco. No se deben mantener relaciones sexuales hasta que hayan desaparecido los puntos de sutura.

Durante los primeros días del tratamiento de fimosis hay que mantener cierto reposo y evitar hacer deporte. Ducharse al día siguiente de la intervención vendrá muy bien, después hay que secar la zona con un paño fino o una gasa.

La herida que queda se debe curar diariamente durante una semana con la solución que se receta.

Profesionales de la especialidad

Pide cita sin compromiso

×

¿Podemos ayudarte?

Envíanos un mensaje a través de WhatsApp y te responderemos lo antes posible.

×