682 85 08 75

Pide cita sin compromiso

Lifting Crural

 

El lifting crural es un buen método para eliminar la piel sobrante de las piernas, además de estirar la piel de la zona de los muslos. Con ello se pretende lograr una mejora estética en dicha zona, devolviendo a la piel un aspecto joven y elástico.

Es posible que la piel sobrante que se retira de los muslos sea consecuencia de una pérdida de peso considerable o sea la secuela de una mala calidad cutánea. La influencia del paso del tiempo también tiene consecuencias en la piel. Esta zona tiende a padecer más problemas de flacidez por su conformación y es más normal que se descuelgue.

El lifting crural tiene como objetivo tratar las imperfecciones que se asocian con la edad y mejorar el aspecto de la piel de la cara interna de los muslos.

Tabla de interés

Cirugía Corporal Hospitalización Duración Intervención Anestesia Duración Recuperación
Lifting Crural 1 día 120 min General 10 días

Tratamiento

El lifting crural consiste en una resección de la piel sobrante. Con este procedimiento se suturan los planos de la piel para lograr un tensado cutáneo.

A menudo se combina el lifting crural con una lipoescultura en zonas concretas de piernas y glúteos. Dependiendo de la situación particular del paciente, este combo de técnicas se puede llevar a cabo en el mismo procedimiento o durante dos sesiones diferentes.

Para esta intervención, se realiza una incisión oculta en la ingle que llega hasta los glúteos. Se hace así para evitar que se vea el corte incluso llevando bikinis o bañadores.

Por último, se reseca el sobrante de piel que se necesite hasta obtener la apariencia turgente deseada en las caras internas de los glúteos y los muslos.

Beneficios

Es un procedimiento que se recomienda a aquellos pacientes con flacidez en la cara interna de los muslos, ya que los resultados que se consiguen son muy naturales y eficaces.

Además de la evidente mejoría estética, con la intervención del lifting crural se mejorarán también aspectos higiénicos.

Postratamiento

Un día después de la intervención se retirarán los drenajes y se podrá dar de alta al paciente. En la primera revisión del postoperatorio se llevará a cabo una cura de la herida que queda tras la cirugía.

El paciente debe mantener una serie de rutinas y cuidados durante el postoperatorio para evitar complicaciones en la cicatrización y recuperación de la cirugía. Debe guardar reposo relativo y, en caso de dolor o inflamación, tratarlos con medicación específica.

Los puntos deben ser retirados en un plazo de entre 10 y 21 días después de la intervención. Si se quiere reducir el edema que queda tras el lifting crural, se recomienda realizar masajes de drenaje linfático. Tras la cirugía se colocarán unas medias de compresión o una faja que se deberán llevar durante aproximadamente seis semanas.

CONTRAINDICACIONES

Hay que asegurarse de que el paciente es consciente de la cicatriz que quedará en la región subglútea y en la zona inguinal después de someterse a un lifting crural. Habrá casos en los que quedará otra cicatriz en la cara interna de los muslos o línea media.

Las complicaciones que pueden surgir tras un lifting crural no son muy frecuentes y, generalmente, no son alarmantes. Pueden presentarse hematomas, infecciones o reacciones adversas a medicamentos que hayan sido recetados. Otros problemas surgidos de este tipo de operación podrían ser:

  • Mala cicatrización, cicatrices hipertróficas o cicatrices pigmentadas.
  • Necrosis de los bordes cutáneos y pérdida de sensibilidad en la zona.
  • Descolgamiento de la cicatriz inguinal.

 

Profesionales de la especialidad

Pide cita sin compromiso

×

¿Podemos ayudarte?

Envíanos un mensaje a través de WhatsApp y te responderemos lo antes posible.

×