682 85 08 75

Pide cita sin compromiso

Técnica FUSS

La técnica FUSS consiste en un microinjerto capilar cuyo objetivo es trasplantar pelo a zonas despobladas mediante la extracción de una tira de cuero cabelludo proveniente de una zona que contenga suficiente densidad capilar.

Normalmente, la parte que dona suele ser la nuca del paciente y se recurre a esta técnica cuando su densidad capilar no es suficiente para llevar a cabo el trasplante capilar FUE. La técnica FUSS también se conoce como “microinjerto de pelo mediante tira”.

El análisis y la valoración del cirujano que realizará el método FUSS es fundamental para dar con la mejor opción para el paciente. El médico debe planificar la operación calculando las medidas de la tira de cuero cabelludo que se va a emplear. Para ello, estudiará la densidad capilar por centímetro cuadrado del paciente y las zonas que se quieren repoblar.

El método FUSS deja una cicatriz muy fina en la zona de la que se extrae la tira de cabello, en la zona posterior de la cabeza. La cicatriz se encuentra tapada por la consistencia natural del pelo colindante y, por tanto, no se aprecia a simple vista.

TRATAMIENTO

En la técnica FUSS, la fina tira de piel con cabello que se extrae del cuero cabelludo del paciente es de 1 a 1,5 centímetros de ancho. También se obtiene la longitud que se necesite de la zona lateral y posterior del cuero cabelludo.

La herida se cierra con una técnica llamada cierre tricofítico. Cuando se retira la tira, para confeccionar los injertos de unidades foliculares, es necesario procesarla bajo microscopios de magnificación.

El cierre tricofítico en el método FUSS facilita posteriormente el crecimiento del pelo a través de la cicatriz. La cicatriz será prácticamente invisible, a no ser que se rasure esa zona al cero. Si el cabello tiene un mínimo de 2 milímetros de longitud, la marca no se verá.

Se aconseja realizar una serie de masajes capilares para conseguir que el cuero cabelludo sea más moldeable y reducir así la cicatriz que vaya a quedar. Esta serie de ejercicios hay que hacerlos preferiblemente un mes antes de la operación respaldándose de las instrucciones del cirujano.

Con la técnica FUSS se pueden colocar un máximo de 4000 injertos, lo que equivale a unos 10000 pelos. De media, se hacen unos 3000 injertos.

BENEFICIOS

El porcentaje de éxito del método FUSS es muy alto. Se realiza una manipulación muy cuidada de las unidades foliculares, desde que se extraen hasta que se implantan. A los 10 o 12 meses ya se pueden ver los resultados definitivos.

Además, la extracción de folículos se realiza siempre con un equipo altamente profesional y la zona donante se cura muy rápidamente.

La cicatriz de la zona donante es prácticamente imperceptible y queda oculta por el pelo del propio paciente. Además de estas ventajas existen otras con respecto a otras técnicas de microinjerto, serían:

  • Los tiempos de la intervención quirúrgica son menores.
  • Hay menor riesgo de sufrir ‘injertos ocultos’.
  • Las cicatrices con casi imperceptibles.

Este tipo de intervención ofrece un gran rendimiento de cada folículo y un número elevado de pacientes prefieren la técnica FUSS con respecto a otras para cubrir la calvicie.

POSTOPERATORIO

La recuperación dura entre 1 y 2 semanas y no requiere de hospitalización. La intervención con la técnica FUSS puede durar aproximadamente entre 5 y 6 horas y media. En las últimas horas, el paciente puede levantarse si lo desea para comer, ir al baño, o distraerse mirando la televisión o el móvil.

Después de someterse al trasplante capilar con esta técnica, el paciente debe guardar reposo. La zona receptora tendrá al día siguiente pequeñas costras que irán desapareciendo según vaya pasando la semana.

Cuando se recurre a la técnica FUSS para un injerto, se deben seguir ciertos controles periódicos durante al menos 18 meses. Cuando hayan pasado 3 meses, se empezará a apreciar el nuevo pelo que irá creciendo a razón de 1 centímetro al mes, aproximadamente.

CONTRAINDICACIONES

El método FUSS no es aconsejable para aquellas personas con hipertensión, enfermedades neuromusculares o cardíacas.

Si el paciente tiene enfermedades cutáneas como psoriasis, picazón, eccemas e infecciones de la piel, lo mejor es no que no se someta a este tipo de intervención.

Se puede dar el caso de que haya folículos pilosos trasplantados que no se queden acoplados de forma correcta y acaben soltándose del injerto capilar en las semanas o meses posteriores. Fumar no ayudará a la supervivencia del folículo.

Preguntas frecuentes

El método FUSS es mucho más rápido que él FUE porque el injerto se hace por medio de tiras. Es recomendable para aquellas personas presentan alopécicas extensas porque se injertan y obtienen un número elevado de unidades foliculares.

Se requieren menos sesiones para conseguir buenos resultados en cuanto a densidad, lo cual conlleva un menor coste económico. En la preparación, el porcentaje de unidades foliculares transaccionadas es mínimo.

La alopecia androgénica no tiene cura, el método FUSS no la soluciona. Si un paciente la sufre, no se pueden modificar sus genes para evitar la caída de cabello. Las técnicas que se utilizan a día de hoy sirven para revertirla cosméticamente o ralentizarla con tratamientos orales, tópicos o inyecciones, pero no para curarla.

Profesionales de la especialidad

Pide cita sin compromiso

×

¿Podemos ayudarte?

Envíanos un mensaje a través de WhatsApp y te responderemos lo antes posible.

×